Los empresarios alzan la voz

Los empresarios alzan la voz

JORDI CUENCA VALENCIA Es tal el hartazgo de los empresarios valencianos con el Gobierno de la Generalitat, por cómo está gestionando la crisis en la parte que le corresponde, que el PP presidido por Francisco Camps va a concurrir a las próximas elecciones autonómicas del 22 de mayo con el claro desafecto de un sector social mayoritariamente próximo a los populares. Como hicieron el pasado sábado en el acto de proclamación de Rita Barberá como candidata a alcaldesa de Valencia, acudirán a todos los actos a los que les reclamen -y algunos, los más independientes, cumplirán con algún llamamiento de los socialistas- y lo más seguro es que al final les acabarán votando, entre otros motivos porque no ven alternativa en el PSPV, pero, a diferencia de otras ocasiones, van a alzar su voz. De hecho, ya han empezado a hacerlo. Dos meses después de proceder al relevo de Francisco Pons por Vicente Boluda en la presidencia, la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) hizo público un documento, el pasado 25 de marzo, en el que formula sus reivindicaciones a los principales partidos que concurren en los próximos comicios. Se trata de una especie de hoja de ruta de lo que los empresarios consideran imprescindible en el ámbito socioeconómico para hacer frente a la actual crisis. Fue la primera vez en sus tres décadas de historia que esta asociación que integra a un centenar de los principales patronos de la Comunitat Valenciana emitía un documento de esas características. Hasta ahora, ante las diferentes convocatorias electorales, AVE se reunía con los principales candidatos de los mayores partidos y, en el transcurso de una comida o una cena, les transmitía sus inquietudes y peticiones. Esta vez seguramente lo harán también, pero previo a esos encuentros han querido que la sociedad y esos mismos políticos sepan cuál es su agenda. Los socios de AVE pretenden un adelgazamiento considerable de las administraciones -supresión de las diputaciones, fusiones de ayuntamientos, cierre de las empresas públicas no rentables, copago en educación y sanidad-, exigen poner fin al despilfarro, a la crispación política, que el Consell pague sus abultadas deudas con los proveedores -es decir, los empresarios- y que de una vez se atienda a la industria. Para rematar la faena, Boluda no se fue por las ramas al afirmar que “no nos gusta ver a nuestros políticos en los tribunales”. La reacción del Consell y del PP, como afirman en la propia AVE, ha sido “virulenta, pero sin llamadas telefónicas”. Las respuestas, a través de los medios de comunicación, han procedido “de personas que se dieron por aludidas”, como el líder del PP castellonense, Carlos Fabra, por la petición de poner fin a las diputaciones, o el vicepresidente económico del Consell, Gerardo Camps, por la demanda de austeridad. Este último, como la portavoz Paula Sánchez de León, despachó las críticas de AVE afirmando que algunas de ellas, como el pago a proveedores, se están aplicando ya, aunque nadie lo haya visto. La patronal autonómica Cierval está preparando, como ha hecho en otras ocasiones, su propio documento electoral. Vista la respuesta a AVE, la gran incógnita es si su presidente, Rafael Ferrando, impondrá de nuevo el tono mortecino que le caracteriza o el texto reflejará los combativos aires que emanan de la provincial CEV y su presidente, José Vicente González, firme candidato a suceder a Ferrando en junio para disgusto de una parte del PP. No esperen pronunciamientos de la Feria, la Cámara o el Puerto, meras correas de transmisión del Consell. El PP maniobra contra José Vicente González Los órganos de gobierno de la patronal autonómica Cierval celebran hoy una reunión trascendental para el futuro de la organización, en tanto en cuanto parece irremediable que se debata hoy sobre la sustitución de su actual presidente, Rafael Ferrando. La patronal provincial CEV está decidida a que su presidente, José Vicente González, releve a Ferrando cuando la organización celebre elecciones el próximo junio. La CEV ha pactado ya con la patronal alicantina Coepa la sustitución de Ferrando y la del secretario general de la Cierval, Rafael Montero, a su vez primer ejecutivo de la castellonense CEC. El acuerdo contempla que el secretario general de Coepa, Javier López Mora, sucederá a Montero. Con esta perspectiva, a Ferrando, en el cargo desde 1999, apenas le queda otro remedio que dar un paso atrás y favorecer el acceso del tándem González-López Mora, sobre todo si le instan a pronunciarse tres días después de que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunciara que no optará a un tercer mandato. Las fuentes consultadas por este diario aseguran que en el caso de que Ferrando no incluya el debate sobre su relevo en el orden del día, sus oponentes provocarán que se trate sobre esta cuestión, en especial tras constatar que el sector democristiano del PP y el Consell ha empezado a maniobrar contra González y el presidente de Coepa, Rafael Martínez Berna, tras el pacto entre ambos. El citado sector del PP apoya la continuidad de Ferrando, al que considera un personaje muy próximo, y recela de la mayor independencia que daría a la organización el presidente de la CEV, a quien con escaso disimulo acusan de socialista. Por ello, las fuentes consultadas aseguran que Valencia y Alicante están decididos a aclarar lo antes posible el relevo. j. c. valencia