Los empresarios valencianos del metal creen que aún no han tocado fondo