ProAVE afirma que el eje mediterráneo mejorará la competitividad de los puertos de la UE

ProAVE afirma que el eje mediterráneo mejorará la competitividad de los puertos de la UE

V. X. C. – La Fundación ProAVE considera vital para el crecimiento económico de la Unión Europea la consolidación del Corredor Mediterráneo dentro de la Red Transeuropea de Transportes. Por eso reclama a las autoridades de Bruselas que respalden la infraestructura que servirá para equilibrar el sistema porturario de la UE.

Federico Félix, presidente de ProAVE, insiste en que “la combinación del sistema portuario del Corredor con una buena accesibilidad ferroviaria con el centro y el norte de Europa mejoraría la competitividad de Europa y redistribuiría su tráfico interoceánico, eliminando estrangulamientos, impulsando nuevos ejes de desarrollo y reduciendo el impacto ambiental del transporte”.

No en vano, en la actualidad existe una polarización del tráfico transoceánico en los puertos del norte de Europa, que actualmente representan el 72% del total, frente al 28% del sur. De esta manera se pasaría, según ProAVE, a una situación de mayor equilibrio (60% y 40%) hacia el año 2020.

“Para los puertos del Corredor Mediterráneo y el desarrollo de la actividad logística, la creación de un sistema competitivo de tráfico ferroviario (con una infraestructura de ancho europeo, instalaciones adecuadas y modernas y una gestión competitiva) es fundamental”, manifestó Félix. Y la actividad económica es competitiva por el kilometraje de recorrido (más de 400 km) y los 200 metros de convoy por tren. A todo ello se une que en el tráfico europeo los convoyes son mucho más largos (hasta mil metros de longitud) lo que reduce considerablemente los costes de transporte por tonelada.

Descongestión de carreteras

Para ProAVE, “el desarrollo ferroviario, tanto en tráfico de pasajeros como de mercancías, constituye una necesidad imperiosa para conseguir dichos objetivos. No se trata de desplazar al de carretera. Se trata de combinar ambos, evitando el exceso de congestión de las carreteras, reduciendo los costes de transporte de larga distancia y disminuyendo su impacto medioambiental”.
Por otro lado, los defensores del Corredor consideran que “la consolidación de una red ferroviaria en condiciones y ancho europeo, los tiempos empleados para transportar mercancías entre el Mediterráneo, por donde pasa el tráfico asiático,y el centro y el norte de Europa, se reducen en tres y cuatro días. Un factor adicional de competitividad de los puertos del Corredor”.
Félix entiende que “cuando nos jugamos el futuro, la seriedad, la razón económica y el bien común deben prevalecer sobre otras consideraciones”. En un momento en el que en España se ha abierto el debate de que la UE respalde un corredor ferroviario central y no por la costa. Por eso apostilla que “al elegir el Corredor Mediterráneo como proyecto prioritario, no sólo se apuesta por un territorio, se defiende la mejor opción para elevar la competitividad y oportunidades de desarrollo de España y Europa.