Sindicatos y patronal aseguran que el pacto frenará la destrucción de empleo