Trabajadores con cuenta de horas

Trabajadores con cuenta de horas

J. C.- La empresa alemana Kamax, especializada en la fabricación de tornillos para la automoción, ha implantado un sistema de flexibilidad laboral que en el último año ha evitado el traslado de la producción de su planta de Museros a alguno de sus otros centros europeos y ha permitido incrementar en un 25 % las ventas de la compañía así como aumentar en un 10 % la plantilla, hasta los 225 trabajadores, con la incorporación de 20 personas. En un comunicado en el que daba cuenta de la visita ayer a las instalaciones de Kamax de los principales dirigentes de la patronal valenciana del metal y el director general de Industria de la Generalitat, Rafael Miró, Femeval explicaba que la empresa alcanzó un acuerdo con sus trabajadores a finales de 2010 por el que se ha implantado en la factoría la denominada Cuenta de Horas individual, que consiste en habilitar turnos extra en fin de semana no remunerados, en tiempos de elevada carga de trabajo.

En periodos de baja carga laboral, los empleados pueden dejar de trabajar sin que su salario se vea afectado. Se trata, en suma, de ajustar el tiempo de trabajo a las necesidades de producción. Las cuentas individuales de horas pueden fluctuar entre un límite superior de 200 horas positivas e inferior de 200 negativas. Los saldos pasan de un año a otro y solo se liquidan si se cancela el contrato laboral. Recientemente, este acuerdo se ha complementado con otro sobre productividad que contempla el cálculo de un rendimiento colectivo mensual para los equipos de trabajo en Kamax. Este rendimiento se compara con el estándar y, en base a la mejora obtenida, el equipo percibe un incentivo. El gerente de Kamax España, Juan Carlos Mena, precisó al respecto que “el sector del automóvil ha entrado en recesión después del verano y esto se ha traducido en una significativa disminución de la carga de trabajo. Pero, gracias a las cuentas individuales de horas, cargadas a favor de los trabajadores hasta antes del verano, ya que no percibieron horas extraordinarias, estamos programando jornadas de paro de producción sin que tengamos que recurrir a los tradicionales ERE”.

El presidente de Femeval, Vicente Lafuente, asegura que “Kamax es un patrón a seguir para que las empresas del metal se acerquen a un esquema moderno de organización del trabajo, más acorde con lo que hoy en día impera en la industria y demanda el mercado”. En este sentido, apostó por la necesidad de implantar en las empresas valencianas este tipo de sistemas, “muy extendidos en la industria europea”. Pero, para ello, “hace falta un esfuerzo de diálogo, negociación y consenso entre trabajadores y empresas para avanzar juntos hacia mejoras en materia de competitividad, productividad y flexibilidad”.

El acuerdo laboral ha comportado también que Grupo Kamax, fundado como empresa familiar en 1935, haya anunciado un plan de inversiones adicional para 2011-2014 que asciende a 20 millones de euros.